Arte contemporáneo, antigüedades, mercado, coleccionismo

Casas de Subastas
<< volver

Libros y manuscritos: objetos de fidelidad

Quizá no sea éste el mejor momento para alcanzar grandes cotizaciones en el mercado del libro y el manuscrito, pero los expertos consultados aseguran que, a pesar de la crisis, se mantiene la fidelidad entre los compradores

Texto por Manuel García Blázquez

El mercado de libros y manuscritos se mueve siempre acompañado por algo de pasión. Es una relación de amor que forma parte de la historia misma del libro. Su comercio y subasta vienen de antiguo y no parece que cualquiera obtenga un ejemplar por el simple hecho de que sea un bien de inversión o, incluso, un tesoro, debido a su valor. La cultura está unida, en este caso de manera segura, al propio sentido del comercio. Como afirma José Luis Sotoca, de subastas El Remate, “el libro es siempre un valor cultural de primer orden, de la misma manera que lo es comercial”. Si como bien cultural no sufre alteración, sí se resiente el comercio. En los tiempos de incertidumbre que se viven, las subastas y la inversión en libros y manuscritos se ven afectados. No parece que se viva un momento boyante, pero el interés máximo se puede recuperar pronto, en cualquier momento, ya que el valor no decrece ni se producen grandes fluctuaciones especulativas. Aunque a veces, los precios se disparen y nadie acuda a la llamada del vendedor.

En España ha tenido lugar recientemente una subasta frustrada que lo confirma. El pasado mes de septiembre, la casa de Subastas Velázquez intentó rematar en Barcelona el original de las pruebas de imprenta de “Cien años de soledad”, la ya mítica novela del Nobel colombiano Gabriel García Márquez. La cifra era sorprendente para un autor de lengua castellana y vivo: 95 millones de pesetas de salida (570.000 euros). La desgracia del “11 de septiembre” se cruzó por el camino y, según Pelegrí Haro y Perich, ésa fue la causa de que dos pujadores previstos se retiraran a última hora. Sin embargo, a algunos les pareció una cifra de salida desmedida. Para José Luis Sotoca, concretamente, fue sencillamente una “valoración esperpéntica”. Según este experto, no tendría que haber sido de más de 10 millones; 15, si se salía a lo caro.

Comercio

Esta sorprendente cifra por un manuscrito no es frecuente en España. A pesar de que el mercado es cada vez más universal, existe una frontera clara entre las subastas internacionales celebradas en Nueva York, Londres o París y las que se realizan aquí. En las españolas abunda lo nacional y existe poco libro o manuscrito extranjero. Los coleccionistas, de todas formas, se interesan cada vez más por lo que llega o hay fuera. El acceso por Internet a los catálogos de cualquier lugar del mundo y el intercambio rápido de información facilitan la tarea.

Las modas, sin embargo, no son muy corrientes y el interés se mantiene casi constante en las piezas de literatura, primeras ediciones, sobre todo de las generaciones del 98 y del 27, además de las tradicionales del Siglo de Oro, cada vez más escasas. De autores vivos la cotización nunca es muy alta y algunos escritores más recientes se suman al interés del coleccionismo tras su muerte, como ha ocurrido con todo lo relacionado con Cela y Alberti. Un autor de lengua castellana como Jorge Luis Borges aparece con mayor frecuencia en el comercio internacional, dado su reconocimiento e influencia en las letras del mundo. Autores españoles como Salvador Dalí o Picasso entran también una y otra vez con notas, cartas, manuscritos, anotaciones o libros en las subastas del exterior.

Localismo

Los temas locales españoles resultan muy demandados, tanto por particulares como por fundaciones e instituciones locales y regionales. El localismo y nacionalismo son una fuente de búsqueda y con frecuencia se rematan los numerosos lotes que salen en las subastas. Los libros de viajes, expediciones, gastronomía y caza completan esta terna de los temas que más se buscan. El interés creciente por postales o carteles se puede relacionar, de alguna manera, con los fenómenos de la edición, imprenta, ilustración o manuscrito. Y como moda pura, podría citarse, en palabras del responsable de El Remate, la demanda de temas de las excolonias, como Marruecos o Guinea.

Aunque el contenido es una parte muy importante, no sólo se busca el libro por eso. Si el nombre del autor es imprescindible, como en una firma o carta de un Rey o autoridad histórica, siempre cotizados, la encuadernación de un libro, la ilustración precisa, el tipo de papel o la conservación añaden valor, como asegura uno de los coleccionistas y libreros más importantes de nuestra historia reciente, Guillermo Blázquez.

Criterios sin definición

La inversión en libros y manuscritos a través de las subastas no guarda un criterio específico. El comportamiento es siempre imprevisible, faceta que convierte en interesante, para muchos apasionante, la búsqueda del ejemplar que se quiere para la colección. Si los precios de salida se marcan, generalmente, con arreglo a leyes puras de mercado, los pujadores pueden hacer cambiar las tornas y elevar excesivamente el precio de un ejemplar o dejarlo en una cantidad calificable como de oportunidad. Las casas de subastas defienden este fenómeno, es su oficio, y consideran que siempre es el mejor lugar al que deben acudir los bibliófilos y coleccionistas en general. En las librerías especializadas el precio es siempre fijo.

Entre los compradores de nuestro país destacan los coleccionistas puros, aunque las grandes colecciones se cuenten con los dedos de la mano, que compran muchas veces a través de terceros. El fenómeno del inversor, ajeno de alguna manera a la propia esencia cultural del libro, se ha sumado recientemente y acude a la compra de lo que más se cotiza en cada momento, como pueden ser piezas importantes de literatura o libros ilustrados.

Las instituciones, desde las locales a las estatales, rastrean periódicamente, sobre todo aquello que les concierne. Como norma general, según cuentan Sotoca o Antonio Guerrero, éste último de Subastas Cibeles, las instituciones compran mucho y bien aunque se note ahora un cierto retraimiento. A la cabeza está el Ministerio de Cultura, tanto para la Biblioteca Nacional como para otros organismos. Entre las comunidades autónomas, destacan Cataluña y País Vasco, influidas éstas sobre todo por el interés nacionalista, además de Castilla y León y Andalucía.

Casas o librerías

En El Remate aseguran que quizá haya un excesivo número de subastas de libros y manuscritos en España. Bastantes son las casas que periódicamente sacan a la venta lotes. Firmas conocidas como Durán, Arte, Información y Gestión o la sala Moyua Brancas, de Bilbao, ofrecen subastas entre otras generales de arte y coleccionismo. Pero varias están especializadas en libros, manuscritos y bienes de coleccionismo asociados. En Madrid recientemente se ha sumado Subastas Cibeles a este grupo de especialistas, que ha logrado vender precisamente en su primera subasta el manuscrito original de “El Caballero de Erlaiz”, de Pío Baroja, por 53.000 euros; acompañado en valor con una colección de grabados de Giovanni Battista Piranesi rematada en 13.000 euros. El Remate tiene ya experiencia y en la primera quincena de junio sacaba entre sus lotes un incunable de Bartolus de Saxoferratus por 36.000 euros. Esta firma prepara para octubre una subasta en la que habrá importantes primeras ediciones, entre ellas de García Lorca, así como manuscritos del autor de “La Casa de Bernarda Alba”. En Barcelona, Casa de Subhastes está dedicada a Libros, manuscritos, mapas y obra gráfica.

Pero no sólo están las subastas. Sobreviviendo en un mundo acelerado, de acoso de las nuevas tecnologías que parecen estar reñidas con el papel, permanecen las más importantes librerías de libro antiguo a las que pueden acudir los coleccionistas a la búsqueda del arte de la escritura y de la imprenta tenidos a buen recaudo. Entre ellos destacan los catálogos de Luis Bardón, Bibliófilos españoles, un museo en sí mismo en el centro de Madrid. Guillermo Blázquez es otro ejemplo con su triple faceta de editor, coleccionista y librero. Es muy raro que libros de su colección se pongan a la venta y echa en falta poder sumar a sus estanterías lo que quisiera, ya que cada vez es más raro encontrar colecciones o bibliotecas completas que comprar. Aunque recientemente, como ejemplo, se publicó la oferta de la biblioteca de Medinaceli y Gor de Bartolomé March Servera, segundo hijo de Juan March; 17.000 volúmenes con códices, libros de horas, incunables de Cervantes o manuscritos de Góngora y Quevedo valorados en 12 millones de euros. Claro que se ofrece como pago de impuestos al Gobierno balear. Como librero y anticuario, Blázquez mantiene un catálogo de cerca de 50.000 libros, ofrecidos con una garantía del estado de la obra que, asegura, no siempre se puede dar en las subastas ya que la mayoría de las veces se compra por catálogo, sin ver realmente la pieza.

Inversores y bibliófilos cuentan además con las periódicas ferias de libro antiguo de Madrid y Barcelona o, fuera de nuestras fronteras, las de Londres, París, Milán o Nueva York. Las nuevas tecnologías tienen también su oferta. Finarte.com tiene catálogos de libros y manuscritos a la venta en Internet, al igual que eduran.com y mercart@auctentia.com; Doocollect.com dispone de una categoría específica de lotes de libros, portal en el que también tiene parte de su catálogo Librería Blázquez.

Subastas en el exterior

Ojear un catálogo de las firmas Christie´s o Sotheby´s convierte en espejismo cualquier intento de relación entre la inversión en libros y manuscritos en el exterior y las que se producen en nuestro territorio. No hay comparación posible ya que en aquéllas con frecuencia se consiguen cotizaciones millonarias. El pulso de este tipo de inversión se vive, por lo tanto, en Nueva York, Londres y París, donde se ofertan auténticas joyas de la literatura o la edición universal.

Y, aunque es difícil que aparezcan colecciones completas y abundantes, no deja de ocurrir. Como el lujo de subasta (Sotheby´s) de la colección de literatura de Pierre Leroy, fijada para el 26 de junio de este año en París. Nada más y nada menos que una lista de tentadores volúmenes o manuscritos de los escritores surrealistas y de posguerra. Precios de decenas o centenares de miles de euros, como en los ofrecidos en la primera subasta del presente año que organizó esta misma firma en la capital francesa: la colección del que fuera conocido héroe de la Resistencia, Gwenn-Aël Bolloré. Entre las joyas estaba el manuscrito “Nord”, de Celine, estimado entre 400.000 y 600.000 euros.

Los manuscritos más apreciados

Louis Ferdinand Céline es precisamente uno de los escritores que se encuentra en la lista más destacada de manuscritos literarios vendidos con precios altos. Su “Viaje al fin de la noche” fue adquirido por 1,6 millones de dólares por la Biblioteca Nacional de Francia, que hizo valer su derecho de preferencia. Junto a él están Jack Kerouac, cuyo manuscrito de “On the road” (“En el camino”) fue comprado por 2.426.000 dólares por James Irsay, dueño del equipo de fútbol americano de Indiannapolis Colts. Obras y manuscritos de este autor están siempre entre las más cotizadas de EE.UU. Kafka, con “El Proceso”, le sigue con sus 1,9 millones de dólares de cotización. La Biblioteca Nacional de Irlanda pagó 1,5 millones de dólares por dos capítulos del “Ulysses”, de James Joyce, uno de ellos el borrador de “Circe”. Los cinco primeros se completan con las pruebas de imprenta de la primera parte de “En busca del tiempo perdido”, de Marcel Proust, comprados por 663.750 libras por la Fundación Martin Bodner, de Suiza, junto con una biblioteca pública de Ginebra, como se informaba en la prensa el mes de septiembre pasado.

Obras que cualquier bibliófilo le gustaría sumar a su colección. En nuestro país, aunque las piezas de más de cien años escasean, las bibliotecas y colecciones son difíciles de encontrar y los hallazgos desconocidos sorprenden porque no son frecuentes, ninguna preciada casa de subastas o librería antigua especializada desespera por tener algún día en sus vitrinas una primera edición perdida de 'El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha'.

Cotizaciones elevadas en las subastas internacionales

1

William Shakespeare (1564-1616)

“Comedies, Tragedies & Histories”

Londres. Impreso por Isaac Jaggard y Ed. Blount, 1623

Vendido por 6.166.000 dólares. Récord en subasta de un libro del siglo XVII. Octubre de 2001. Nueva York. Christie´s.

2

Leonardo da Vinci (1452-1519)

“Codex Hammer”

Vendido por 30.802.500 dólares. Fue récord en subasta de un manuscrito. Octubre de 1994. Nueva York. Christie´s.

3

Simon Bening; Gante o Brujas

“The Sothschild Prayer Book”

Libro de Horas usado en Roma. 1505. Vendido por 8.580.000 libras. Julio de 1999. Londres. Christie´s.

4

John James Audubon (1785-1851)

“The Birds of America”; con pinturas originales

Vendido por 8.802.500 dólares. Marzo de 2000. Nueva York. Christie´s.

5

Geoffrey Chaucer (1345-1400)

“The Canterbury tales”, 1476 ó 1477. Vendido por 4.621.500 libras. Julio de 1998. Londres. Christie´s.

6

The Gutembeurf Bible, Mainz

Vendido por 5.390.000 dólares. Octubre de 1987. Nueva York. Christie´s.

7

Abraham Lincoln and Matthew Brady, publisher

Fotografía oval del presidente de EE.UU. y su hijo firmado por Lincoln.

Vendido por 358.000 dólares. Marzo de 2002. Nueva York. Christie´s.

8

Andreas Vesalius (1514-1564)

Charles V. Copia de Vesalius.

“De humani corporis fabrica libri septem”, 1543

Vendido por 1.652.5000 dólares. Marzo de 1998. Nueva York. Christie´s.

9

Charles Lutwidge Dodgson, “Lewis Carrol”, (1832-1898)

“Alice in Wonderland”, 1865.

Vendido por 1.542.500 dólares. Marzo de 1998. Nueva York. Christie´s.

10

Marcel Proust (1871-1922)

“A la recherche du temps perdu: Du côté de chez Swann”

Primeras galeradas revisadas, 1913.

Vendido por 663.750 libras. Julio de 2000. Londres. Christie´s.

11

Abraham Lincoln (1809-1865)

Manuscrito de su último discurso, 11 de abril de 1865. Vendido por 3.086.000 dólares. Marzo de 2002. Nueva York. Christie´s.

12

Dundee Shipbuilder Company

Lienzos, heliografías y apuntes para la exploración de la Antartida.

Vendido por 163.000 libras. Septiembre de 2000. Londres, Christie´s.

13

Nabokov, Vladimir.

“The Gift...”

Traducido del ruso por Michael Scammell con la colaboración del autor. Weidenfeld and Nicolson, 1963

Primera edición inglesa. Vendido por 18.650 libras. Julio de 2001. Londres. Sotheby´s

14

Joyce, James

Manuscrito de Eumaeus (Eumeo), episodio de Ulysses.

Vendido por 861,250 libras.

Londres, julio de 2001. Sotheby´s.

15

Tolkien, J.R.R.

“The Lord of the Rings”. George Allen & Unwin Ltd., 1954-55.

Vendido por 13.475 libras. Julio de 2001. Londres. Sotheby´s.

16

Rackham, Arthur.

Tres volúmenes ilustrados por Arthur Rackham, 1919-1935, entre ellos uno de Edgard Allan Poe.

Vendido por 1.116 dólares. Julio de 2001. Londres. Sotheby´s.

17

The History of Little Goody Two-Shoes

También conocido como Mrs. Margery Two-Shoes.

Carnan and F. Newbery, 1780.

Vendido por 2.820 libras. Julio de 2001. Londres. Sotheby´s.

18

The Album de Croy of Charles, cuarto Duque de Arschot.

Manuscrito iluminado, 1596-8.

Vendido por 1.213.500 libras en junio de 2001. Londres. Sotheby´s.

19

Smith, William

Mapa de Inglaterra y Gales con parte de Escocia. Ilustrado con detalle y nombres descriptivos. Publicado por J. Cary el 1 de agosto de 1815.

Vendido por 49.625 dólares. Enero de 2001. Nueva York. Sotheby´s.

20

Jami´s Subhat al-Abrar

Manuscrito persa ilustrado e iluminado escrito para Safavid, príncipe Bahram Mirza. El texto data de 1517 y las miniaturas fueron probablemente pintadas por Aftab Naqqash en 1535-40.

Vendido por 60.300 libras. Londres, mayo de 2001. Sotheby´s.

21

Rowling, J.K.

Colección con la primera edición de “Harry Potter”. Cada original está firmado por la autora. Bloomsbury, 1997-2000.

Vendido en Londres por 12.900 libras. Julio de 2001. Sotheby´s.

22

Book of Hours

De Philip the Good (1396-1467), duke of Burgundy, o un miembro de su círculo. Iluminado por Jean Le Tavernier, que trabajó con él. Libro de Horas en latín y francés, manuscrito iluminado. Vendido por 157.500 libras. Londres, junio de 2001. Sotheby´s

23

Elliot, Daniel Giraud.

“Phasianidae or Family of the Pheasants”, 1870-72

Libro de ornitología sobre la familia de los faisanes con ilustraciones a mano. Dos volúmenes de la primera edición. Vendido por 78.050 libras. Londres, junio de 2001. Sotheby´s.

24

Dodgson, Charles Lutwidge ('Lewis Carroll')

“Alice Liddell's 'photographic scrapbook”, 1856-63

Album con 58 fotografías, regalo de Alicia a su hijo.

Vendido por 465.500 libras. Londres, junio de 2001. Sotheby´s.

contador de visitas