Arte contemporáneo, antigüedades, mercado, coleccionismo

Casas de Subastas
<< volver

Sala Retiro, satisfecha con sus ventas

La Sala Retiro presentaba en su sesión Magna del día 10 de octubre una interesante selección de obras de arte, joyas y otros objetos, que encontraron la esperada buena acogida por parte del público asistente.

La Sala Retiro de Madrid abría su temporada de otoño con la subasta de Arte y joyas del 10 de octubre que suele ser notable y por lo mismo recibe el nombre de Magna y que, en sus avances, se las prometía llena de buenos augurios. Y se cumplieron en gran parte, al menos en la pintura, si tenemos en cuenta que se vendió 'La última cena', de Pere García de Benabarre, pintor activo hacia 1455-1496, en el precio de salida, diez millones de pesetas, lo mismo que las anunciadas obras de Francisco Bores titulada 'Montaña de Santander' que salía con un precio de 2.300.000 pesetas y se vendió por 2.750.000 pesetas y el 'Bodegón' de Manuel Colmeiro, que se remató por su precio de salida de 1.800.000 pesetas, entre las avanzadas más significativas. Además, merecen ser enumeradas la 'Virgen del racimo de uvas', de Escuela española del siglo XVII, que salía por 290.000 pesetas y se remató pro 375.000, o la 'Virgen con donantes' de Escuela sevillana del mismo siglo, con se vendió por su precio de salida de 800.000 pesetas, o 'Interior de la catedral de Ávila e Interior de la catedral de Burgos', de seguidor de Genaro Pérez Villaamil, que se remató también por el precio en que salía de 650.000 pesetas, o 'Paisajes rurales', de J. Valle, que salía por 150.000 pesetas y se vendió por 400.000 pesetas, o la pareja de óleos 'Jardín con balaustrada y Jardín con arquería', de José Franco Cordero, que tenía un precio de salida de 250.000 y se vendió por 450.000 pesetas, o 'Retrato de joven', de Pedro Bueno, que arrancaba por 70.000 y se remató por medio millón de pesetas. Fuentes de Sala Retiro dijeron a Antiqvaria que estaban contentos con el resultado de la subasta.

Entre las ofertas de Sala Retiro destacaba una 'Marina' de Sorolla, una de las tres que el artista presentó en la Exposición Nacional de Madrid en 1881, que salía con un precio de 22 millones de pesetas, y que no se vendió, quizás 'por no ser un cuadro muy sorolla', o por su elevado precio, razones que pudieron influir en esa respuesta negativa, pero que no repercutieron en el ánimo de los responsables de la sala, quienes aseguraban convencidos: 'Ya se venderá en otra ocasión'.

Otros objetos

También hubo buenas ventas en esculturas, sobre todo en piezas pequeñas, como la titulada 'Toros', que lleva la firma de M. Benlliure y salía por 80.000 y se remató por 180.000 pesetas, o 'Maternidad' de Sebastián Miranda, que partía con 75.000 pesetas y se vendió por 110.000. Y una vez más encontraron solicitud algunos muebles, como un comedor español estilo Renacimiento del siglo XIX, conjunto integrado por mesa, sillería, aparador, vitrina, chimenea, biombo y arcón, realizado en madera de nogal, que partía con un precio de 600.000 pesetas y alcanzó 1.100.000 pesetas en el remate. También una alfombra persa en lana del siglo XX subió de las 150.000 pesetas con las que salía hasta las 190.000 con las que se vendió. Y se vendió muy bien la cerámica, como dos platos de cerámica titulados 'Personaje' y 'Cesta de frutas' de Picasso, vendidos por su precio de salida de 50.000 pesetas.

Finalmente, fueron las joyas las que repartieron suerte entre los compradores. Merecen ser destacados una sortija fantasía con diamantes, que salía por 1.200.000 pesetas y se vendió por 1.300.000 pesetas; una sortija de platino con brillante central, que salía con un precio de 800.000 pesetas y se remató por 1.600.000 pesetas; una sortija fantasía de oro blanco en forma de trébol, que partía con 200.000 pesetas y se vendió por 800.000 pesetas. Como esa pareja de pendientes largos de oro, con vistas de platino, que salía con 150.000 pesetas y se vendió por 190.000 pesetas, o la pareja de pendientes largos de platino y oro, con dos diamantes talla brillante antigua, en la parte superior, que se vendió por un millón de pesetas tras un precio de salida de 400.000, o una gargantilla realizada en plata y oro de 2ª ley, compuesta por eslabones en forma de roseta, con diamantes talla rosa alternados por esmeraldas talla cabujón, engastadas en chatón, que salía por 300.000 pesetas y se remató por 425.000, o una sortija con rubí y diamantes que alcanzó las 400.000 pesetas desde un precio de salida de 350.000 pesetas, o una sortija de oro blanco con un brillante central engastado en garra de seis puntas, que salía por 200.000 y se vendió por el doble, o una sortija fantasía de platino, con zafiro talla cabujón, que tenía un precio de salida de 80.000 pesetas y se vendió por 200.000.

contador de visitas