Galería ANTIQVARIA - Arte Contemporáneo, antigüedades, mercado, coleccionismo

Arte contemporáneo, antigüedades, mercado, coleccionismo

La primera revista online de arte y antigüedades

PARA ESTAR AL DÍA

10/04/2015 10:43:36

Soraya Cartategui y su cuadro de abril

JAN FRANS VERJZIL

(Gouda?-Gouda 1647)

“Joven Baco Bebiendo Vino”

Óleo sobre tabla. 62 cm. x 48 cm. 1630 ca.



Jan Frans Verzijl nació en Gouda, donde fue alumno del pintor de acontecimientos históricos Wouter Crabeth II. Gracias a la documentación de la época, en este caso el testamento de su madre, figura que en el año 1625, Verjzil seguía en Roma. En sus obras, se denota una clara influencia de algunos artistas de la ciudad de Utrecht como son Abraham Blomaert y de Crabeth. La mayor parte de las pinturas conocidas de Verzijl, entre las fechas que van desde 1629 hasta 1646, son composiciones de contenido religioso, y gran parte de sus obras se encuentran en Gouda. Es muy común en sus composiciones encontrar elementos de naturaleza muerta finamente pintados. Llama la atención en sus figuras la expresión, ya que tienen una mirada hacia adentro, similar a la de nuestro joven Baco. Dionisio es el dios de la vendimia, la elaboración del vino, la locura ritual, la fertilidad, el teatro y el éxtasis religioso en la mitología griega. El alcohol, especialmente el vino, jugó un papel importante en la cultura griega y Dionisio representa como símbolo este estilo de vida. Los romanos, se referían a este dios como Baco.

Verzijl sigue un estilo caravaggista, que claramente se puede apreciar en esta pintura. Los Caravaggisti (o el "Caravaggista") eran seguidores de Caravaggio, el pintor barroco italiano del siglo XVI. Su influencia en el nuevo estilo barroco que eventualmente emergió de Manierismo fue muy significante y profundo.

La Galeria Soraya Cartategui está muy agradecida al Dr. Meijer (RKD) por confirmar la atribución de esta obra a J.F Verzijl y también por haber hecho posible la posterior investigación y la publicación en la revista académica Valori Tattili por el experto Massimiliano Caretto.



(1) La corona de hojas de vid en la cabeza de este joven, así como su compromiso con el vino, lo identifican como Baco, el dios del vino, o al menos como un seguidor moderno de Baco. Más que el propio Baco, que se entregaba con voracidad en el consumo de vino, este joven parece saborear su bebida con cuidado y deleite. También debido a su juventud, es probable que sólo sea un reciente iniciado en los ritos de Baco. El artista pinta cada hoja de parra individualmente con gran destreza y mucho detalle. Mediante el uso de diferentes gamas de verdes y combinándolo con tonalidades marrones, crea un bellísimo contraste. La vid es un símbolo para muchas civilizaciones, su importancia en relación con cultos antiguos procede de costumbres que han tenido continuidad durante milenios, y han conseguido traspasar las raíces paganas e influir en las tradiciones cristianas. La abundancia y sabiduría son símbolos relacionados con la planta de la que el hombre extrae la bebida más antigua de la historia: el vino.



(2) Nuestro joven “Baco” sostiene delicadamente un vaso “roemer”con sus dedos pulgar e índice, sus labios están abiertos y parece estar bebiendo un sorbo de vino en lugar de beber el vaso entero. El "Roemer" o "Berkemeie,” es un tipo de vaso realizado en grueso vidrio hecho en producción masiva en Alemania. Y en el Siglo de Oro fueron importados a Holanda en grandes cantidades, como resultado fueron pintados a menudo por los artistas holandeses del siglo XVII, sobretodo en escenas de naturaleza muerta. El elemento del vaso “roemer” es testigo que esta obra de arte fue creada sin duda por un artista holandés, y se integra totalmente en la tradición de los Caravaggistas holandeses. Los vasos roemers eran vasos con decoraciones redondas que ayudaban a un agarre seguro. Eran populares en Renania y los Países Bajos del XVI al siglo XVII.



(3) La jarra de gres gris, pintada magistralmente, está decorada con cobalto azul y es también un producto alemán del Westerwald, cerca de Colonia. Más específicamente esta jarra es un modelo producido a principios del siglo XVII. De nuevo, muestra que un artista holandés pintó la obra ya que también eran comunes en los Países Bajos. La complejidad de la jarra es notable, se pueden apreciar las muescas, diseños, formas y adornos simples que reflejan la luz sobre la obra. A pesar de que la jarra está hecha de gres y la decoración azul del cobalto crea un efecto metálico y brillante.



(4) Estos dos panecillos situados en un primer plano de la composición, tienen también un gran simbolísmo, a la vez que es un elemento típico en las obras de naturaleza muerta holandesas del siglo XVII . La pieza superior parece haber sido probada, mientras que la otra permanece intacta. El pan era el pilar de la dieta de los Países Bajos en el siglo XVII. Se consumía con mantequilla o queso para el desayuno, emparejado con carne o “hutspot” (un plato caliente que combina carnes y verduras) para la comida del mediodía, y se servía como una papilla por la noche. Los artistas holandeses de ese tiempo nos ofrecen en sus pinturas una prueba gráfica de la gran variedad de panes comunes en la sociedad de su época, que variaban en forma, tamaño, peso, relleno, y la ornamentación. Las diferencias entre estos panes a menudo ayudan a distinguir una ciudad o región con otra.

El concepto del pan y el vino es parte integrante de la religión cristiana, y lo encontramos en numerosos pasajes de la Biblia. El pan simboliza el cuerpo de Cristo y el vino su sangre, y son dos elementos muy importantes y constitutivos para el Sacramento y la Eucaristía. En nuestro cuadro este símbolo también está manifestado aunque sea de una forma secular a través del joven muchacho.



(5) Uno de los elementos más bellos de esta pintura es la ejecución de las manos. Verzijl retrataba las manos con gran destreza y maestría, las de nuestro muchacho están pintadas meticulosamente y dan un efecto completamente realista. Una mano está agarrando suavemente la jarra mientras que la otra está elevando el vaso roemer como si fuese una pluma. Los dedos, las uñas y las líneas de la palma de la mano se muestran con gran menudencia, siendo el efecto final asombroso. Es increíble ver cómo las manos son, sin duda, tan importantes y protagonistas como el bello rostro de Baco.

El rojo de la chaqueta entreabierta hace que el cuadro tenga una luz cálida. Los botones están desabrochados pero también se puede ver que debajo de la colorida chaqueta lleva una camisa blanca, que el artista carga de pinceladas matéricas. A pesar de lo simple que es el atuendo, no deja de llenar la obra de color cálido y vibrante que contrasta exquisitamente con los verdes y marrones del resto de la obra.



BIBLIOGRAFÍA

- E.Benezit, Dictionaire des Peintres Sculpteurs Dessinateurs et Graveurs, Vol.14, p. 186.

- Thieme/Becker 1907-1950 , dl. 34 (1926), p. 307.

- X. van Eck, ´The artist´s reiligon: paintings commissioned for clandestine Catholic churches in the northern Netherlands, 1600-1800, Simiolus 27 (1999), p. 70-94; p. 90.

PROCEDENCIA

Galería J.Stern, Dusseldorf, 1935.

Colección privada, Italia, 2013.

EXPOSICIONES

-Madrid, Galería Soraya Cartategui, Feriarte, Noviembre 2014.

-Miami, Galeria Soraya Cartategui, The Original Miami Beach Antique Show, Enero 2015.

-Palm Beach, Galeria Soraya Cartategui, The Palm Beach Jewelry, Art & Antique Show, Febrero 2015.



(Fuente: http://www.sorayacartategui.com/ )

Reportajes

Videos

Galeria de Fotos

Curiosidades

Rutas del Arte