Galería ANTIQVARIA - Arte Contemporáneo, antigüedades, mercado, coleccionismo

Arte contemporáneo, antigüedades, mercado, coleccionismo

La primera revista online de arte y antigüedades

PARA ESTAR AL DÍA

28/08/2015 12:48:01

"La Grande Madre" en Palazzo Reale de Milán

Del 26 de agosto al 15 de noviembre de 2015

A través de las obras de más de un centenar de artistas internacionales, La Grande Madre examina la iconografía y la representación de la maternidad en el siglo XX, las vanguardias hasta nuestros días.

La Grande Madre es una exposición sobre el poder de las mujeres: a partir de la representación de la maternidad, la exposición navegando un siglo de enfrentamientos y batallas entre la emancipación y la tradición, diciendo a las transformaciones de la sexualidad, géneros y la percepción del cuerpo.

Con una pantalla que tiene una superficie de unos 2.000 metros cuadrados en la planta principal del Palacio Real, La Grande Madre trae arte contemporáneo en el corazón del programa de la Expo en la ciudad, que conecta la historia de los problemas más acuciantes de nuestro tiempo. La Grande Madre mezcla lo contemporáneo con la historia, la yuxtaposición de obras hoy y obras maestras históricas, joyas y artefactos desconocidos del mundo del cine y la literatura, y evocando un rico tejido de asociaciones, recuerdos e imágenes.

La Grande Madre es una exposición organizada por el Ayuntamiento de Milán, creada y producida por Fondazione Nicola Trussardi juntos en el Palacio Real de la ciudad para la Expo 2015. BNL BNP Paribas Group es el patrocinador principal de la exposición.

La exposición es el resultado de una colaboración entre instituciones públicas y privadas en el reparto de un proyecto que trae gran arte contemporáneo, incluso en su tamaño actual e innovador, el espacio expositivo de más prestigio, que representa el evento más importante de la ciudad en el calendario de la Expo en la ciudad en el segundo trimestre de 2015 Expo.

"El programa de la Expo en la ciudad ofrece una exposición de prestigio, ubicado en uno de los lugares más visitados de Italia, el Palacio Real, que cierra el círculo de una propuesta completa sobre el arte, sus estaciones y sus idiomas. - Dijo el jefe de Cultura Philip Horn - Una propuesta que no sólo ofrecen al público la oportunidad de hacer un viaje extraordinario en la historia del arte y la cultura italiana e internacional, pero también será una ocasión especial para profundizar en la figura de la madre, que para todos encarna la idea de la nutrición, el tema central de la Expo2015. Esto ha sido posible gracias a la Fondazione Nicola Trussardi en el marco de un amplio diálogo entre público y privado, en estrecha alianza con la difusión del arte y de la cultura".

"La Grande Madre ofrece una mirada a la situación de la mujer en la maternidad y se filtra a través de un siglo de arte, que reproducen los problemas de hoy no sólo está presente pero a menudo sigue sin resolverse - dijo Beatrice Trussardi, Presidente de la Fondazione Nicola Trussardi - Esto nos permite abordar las cuestiones relacionadas con el tema general de la Expo de acuerdo con una perspectiva de género que hace hincapié en la centralidad de la mujer en la sociedad, el papel muy a menudo no se reconoce adecuadamente. A pesar de los enormes progresos realizados en las últimas décadas y que las acciones sociales y políticas de defensa de la mujer han contribuido a la difusión del conocimiento y de los derechos, incluso en los países más pobres, muchos son los peligros que hoy amenazan con ralentizar o bloquear el camino de la emancipación de la mujer. Ésta es la razón por la que La Grande Madre puede y debe ser una importante oportunidad para reflexionar sobre los valores de los cuales la presencia de la mujer es portadora de todos los sectores de la sociedad, ayudando a hacer de Expo una plataforma ideal de proyectos concretos para el desarrollo del planeta".

Desde el Paleolítico Venus "chicas malas" a la post feminismo, a través de la antigua tradición de la pintura religiosa, con sus numerosas escenas de la maternidad, la historia del arte y la cultura a menudo han colocado en su centro la figura de la madre, a veces supone un símbolo de la creatividad y la metáfora de la propia definición de arte. La madre y su versión familiar de los estereotipos "Mamma" también están íntimamente ligados a la imagen de Italia.

La exposición se abre con una presentación del archivo de Olga Fröbe-Kapteyn, que desde los años treinta se ha acumulado durante toda su vida miles de imágenes de ídolos femeninos, madres, matronas, el culto y las deidades prehistóricas fusionaron en una gran colección iconográfica que era drew Carl Gustav Jung, Erich Neumann y muchos otros psicólogos y antropólogos dedicados a la investigación en el arquetipo de la gran madre y las culturas matriarcales de la prehistoria.

Unas décadas antes de que los escritos de Sigmund Freud y sus observaciones sobre el complejo de Edipo se habían convertido las relaciones familiares y las relaciones entre madres e hijos en un drama de los deseos sexuales reprimidos y tensiones que han marcado todo el siglo XX. Estas atmósferas regresan transfiguradas en dibujos y grabados del contemporáneo Alfred Kubin y Edvard Munch. Las primeras salas de la exposición convierten esta visión didáctica en imagen alucinatoria de la maternidad que se da a conocer en el siglo XIX a través de fotografías de Gertrude Käsebier y las películas de la primera directora de cine femenina Alice Guy.

Una sección importante de la exposición se centra en la participación de las mujeres en la vanguardia histórica y, en particular, los movimientos futurista, dadaísta y surrealista. La yuxtaposición de los trabajos de las artistas y de los artistas, la exposición pone de relieve los aspectos contrastantes de la modernidad, el análisis de la transformación radical de los roles sexuales que acompañaron a los profundos cambios económicos y sociales de principios del siglo XX. El estudio de la posición de la mujer dentro del Futurismo - con obras de Benedetta, Umberto Boccioni, Giannina Censi, Valentine de Saint-Point, Mina Loy, Filippo Tommaso Marinetti, Marisa Mori, Queen, Pink Rosa y otros - revelan el choque entre reformista energía y fuerzas represivas en la Italia del siglo.

Las salas dedicadas al dadaísmo se centran en el nacimiento del mito de la mecánica mujer y concesionarios - "la hija nacida sin madre", como bautizó Francis Picabia - colocándolo en la rápida evolución del panorama social de los adolescentes y veinteañeros, tanto en Europa como en América. Pasar de máquinas individuales a Marcel Duchamp, Picabia y Man Ray, las muñecas mecánicas de Sophie Taeuber-Arp, Emmy Henningse Hannah Höch, irreverentes con el desempeño de la baronesa Elsa von Freytag-Loringhoven, la exposición describen la relación peligrosa del siglo XX entrelazada entre la biología, la mecánica y el deseo.

El culto de la mujer en el surrealismo se analiza a través de la extraordinaria presentación de cincuenta collages originales de la Mujer 100 cabezas de Max Ernst, que aparecen junto a obras y documentos de André Breton, Hans Bellmer, Salvador Dalí y otros. Explorando las implicaciones estéticas y éticas de la fascinación surrealista hacia la hembra, la exposición nos lleva a las obras de los artistas que abrazaron y, al mismo tiempo rechazaron la retórica del Surrealismo, en la que se encuentran las herramientas para el empoderamiento de las mujeres, sino también opresivo estereotipos sexuales. Esta sección incluye obras maestras y famosas obras de Leonora Carrington, Frida Kahlo, Dora Maar, Lee Miller, Meret Oppenheim, Dorothea Tanning, Remedios Varo, Unica Zürn y otros artistas de la época, cuya fama ha sido largamente eclipsada por la de su colegas masculinos.

Estas obras se entrelazan en una selección de grandes escenas de las películas mudas y documentos de política de los nacimientos en el fascismo, a su vez, flanqueada por las im´genes de duelo madres y heroínas orgullosos de neorrealista cine. La imagen de la madre a menudo se superpone a la idea de nación y estado, la creación de asociaciones preocupantes entre el cuerpo y el hogar.

La segunda parte de la exposición tiene como epicentro una selección ideal de obras de Louise Bourgeois, quien compara la influencia del surrealismo y la transforma mediante su mezcla con referencias a las culturas antiguas, para crear una mitología del poder simbólico extraordinario del individuo. Muchos artistas que surgieron en los años sesenta y setenta - incluyendo Magdalena Abakanowicz, Ida Applebroog, Lynda Benglis, Judy Chicago, Eva Hesse, Dorothy Iannone, Yayoi Kusama, Anna Maria Maiolino, Ana Mendieta, Marisa Merz, Annette Messager y otros - crean un nuevo vocabulario de formas en las que abundan las referencias biológicas con las que los artistas afirman la centralidad del cuerpo de la mujer, a menudo asociándolo a las fuerzas de la naturaleza y la tierra. Más o menos en los mismos años - con los reclamos de los movimientos feministas de los diversos documentos que se presentan en la exposición correspondiente - artistas muy diferentes como Carla Accardi, Joan Jonas, Mary Kelly, Yoko Ono, Martha Rosler, Valie Export y otros describen el espacio doméstico como un lugar de tensión y abuso, poniendo en cuestión la división de roles laborales y de género en el ámbito del hogar y la familia.

Jerarquías y relaciones de poder se ponen en crisis incluso en las obras de Sherrie Levine, Lee Lozano y Elaine Sturtevant que - de diferentes maneras - se oponen al modo tradicional de producción y reproducción. A través de copias y réplicas o negarse por completo para crear desde cero, estos artistas imaginan nuevos modelos y nuevas formas de propiedad que escapan a la autoridad patriarcal.

A través de la yuxtaposición de imágenes y collages, Barbara Kruger, Ketty La Rocca, Suzanne Santoro y otras critican consignas y mensajes de los medios de comunicación y deconstruyen la imagen de las mujeres y las madres creada por los medios de comunicación de masas. Las obras de varios artistas como Katharina Fritsch, Cindy Sherman, Rosemarie Trockel - activa desde los años ochenta - mezclan géneros y referencias iconográficas con el tema de la maternidad y la pintura religiosa y la escultura.

En los años noventa surgen varios artistas cuya obra se caracteriza por una sencillez agresiva. En una serie legendaria Rineke Dijkstra retrata las madres y los niños dentro de las horas de su nacimiento. Sarah Lucas emprende esculturas y formas de bricolaje, también hombres y mujeres. Catalina Opie documenta las vidas y los deseos de la comunidad gay y sadomasoquista Los Ángeles. Aunque son muy diferentes pintores como Marlene Dumas y Nicole Eisenman los que representan la maternidad como un arma de doble filo, la liberación y la condenación.

Pipilotti Rist mezcla barrocos clips de pintura y vídeo en una nueva obra que transforma el techo de una sala del Palacio Real en fresco electrónico, mientras apariciones de Rachel Harrison con documentales de Nuestra Señora en un suburbio de la pequeña ciudad América. De las obras de Nathalie Djurberg, Robert Gober, Keith Edmier, Kiki Smith, Gillian Wearing y otros posteriores con sensibilidad emergente Fumana donde la tecnología y la biología ha abierto nuevas perspectivas a través de las cuales pasan las viejas distinciones de género.

La exposición se enriquece con otras presencias importantes, con instalaciones de Jeff Koons, Thomas Schütte, Nari Ward y obras importantes de Thomas Bayrle, Constantin Brancusi, Maurizio Cattelan, Lucio Fontana, Kara Walker, por nombrar sólo algunas.

En su famoso video Grosse Fatiga, ganador del León de Plata en la última Bienal de Venecia, Camille Henrot analiza los mitos de la creación y la g&ecute;nesis del universo, por lo que dice el nacimiento de la Madre Tierra. Un ciclo fotogr´fico extraordinario de Lennart Nilsson - el primero en haber fotografiado un feto en la endoscopia en vivo - representa a la maternidad en un hiper-realista, convirtiéndose en un espectáculo al borde de la ciencia ficción.

Entre las más recientes obras también la primera presentación en Italia de la famosa serie de retratos de las Hermanas Brown, hechos por Nicholas Nixon tomando todos los años, durante cuarenta años, el retrato de grupo de las hermanas Brown.



(Fuente: http://www.fondazionenicolatrussardi.com

http://www.arte.it)

Reportajes

Videos

Galeria de Fotos

Curiosidades

Rutas del Arte