Galería ANTIQVARIA - Arte Contemporáneo, antigüedades, mercado, coleccionismo

Arte contemporáneo, antigüedades, mercado, coleccionismo

La primera revista online de arte y antigüedades

PARA ESTAR AL DÍA

03/02/2016 12:32:07

CUADRO DE FEBRERO EN SORAYA CARTATEGUI

    GERRIT ADRIAENSZ BERCKHEYDE   

“Paisaje pastoral”



Gerrit Adriaensz Berckheyde nació en Haarlem en 1638 en una familia de artistas. Pintor holandés especializado en arquitecturas. Discípulo de su hermano mayor Job Adriaensz Berckheyde pintor también de arquitecturas y vistas urbanas, del que aprendió a pintar, calles, plazas, iglesias y demás construcciones de Haarlem, Ámsterdam y La Haya. Juntos viajaron extensamente por Alemania visitando Colonia, Bonn, Mannheim y Heildelberg, ciudad ésta donde trabajaron para el elector del Palatinado, Carlos Luis. Regresaron a Haarlem en 1660, en ese mismo año Gerrit Adriaensz Berckheyde figura inscrito en la Guilda (gremio) de San Lukas. Los dos hermanos vivieron juntos en la misma casa y compartían estudio, ambos trabajaron juntos y realizaron obras del mismo estilo, pinturas de arquitecturas. Con menos frecuencia, realizaba paisajes con villas, iglesias e interiores domésticos con escenas de género. Su producción es mucho más numerosa que la de su hermano, del que se diferencia por los contrastes de luz menos acentuados. Influenciado por su contemporáneo P. Saenredam, también de Haarlem, mostraba especial cuidado a la hora de pintar construcciones arquitectónicas y vistas urbanas, sus temas preferidos. Al igual que su hermano, desarrolló un especial sentido de la perspectiva en sus composiciones, algo que consiguió colocando figuras o animales al fondo del paisaje, lo que hace que nuestra vista se pierda en el horizonte. Aunque era un pintor capaz de pintar grandes obras, en ciertas ocasiones, su hermano intervénía en sus cuadros pintando los retratos de gran formato. Gerrit hizo diferentes versiones de muchos de sus cuadros, por ello podemos encontrar obras similares en otros museos. Hay que destacar el carácter topográfico de sus trabajos. Aunque en menor cuantía también pinto paisajes italianizantes de tonos suaves y luz dorada, y muy excepcionalmente paisajes holandeses e interiores de iglesia.

Nuestro cuadro se trata de un paisaje “italianizante” con figuras y animales, que representa una escena pastoral. Cabreros y pastores están cuidando de sus animales, pastoreando el ganado en el campo y ocupándose de las tareas propias de su oficio. En este tipo de obras se tiende a hacer referencia a las estaciones climáticas, como puede ser la época de sequía o época de lluvias, donde se aprecia el cambio en la tierra y flora. Es común en los paisajes “italianizantes” ambientarlos en lugares con ruinas, colinas y una topografía perteneciente a Italia, en el que el artista idealiza a su antojo diferentes lugares.

Cuando se afirma que este cuadro sigue un estilo “italianizante”, se refiere a un grupo de pintores del siglo XVII del norte de Europa, principalmente holandeses que viajaron a Italia y adoptaron conscientemente el estilo pictórico de allí, siguiendo los modelos italianos e incorporando los motivos emblemáticos en sus propias obras. En consecuencia, no es ninguna sorpresa que se puedan apreciar aspectos de inspiración italiana en esta pintura.

(Detalle 1) - En un primer plano a la izquierda apreciamos a dos pastoras. La mujer a la derecha está arrodillada, dando la espalda al espectador mientras ordeña a una oveja blanca, la leche cae en un gran cuenco dándole más realismo a la escena. Un aspecto llamativo es el colorido de la vestimenta de las pastoras, ya que la mayor parte de la imagen se compone de tonos marrones, por lo tanto, el azul y rojo fuerte de las faldas realmente pone de manifiesto un contraste equilibrado y rompe el monocromático tonal del paisaje. La otra mujer, sentada está amamantando a su bebé mientras descansa antes de continuar su jornada, junto a ella vemos un cesto que probablemente contiene quesos y dos calabazas a uso de cantimploras, ambas parecen estar charlando alegremente. Las pinceladas blancas del pañuelo y del gorrito del bebé destacan en el lienzo. Esta pequeña escena es activa y llena de vida, cada detalle está pintado meticulosamente de una manera espontánea y magistral.

(Detalle 2) - La segunda escena, nos ofrece a un señor que seguramente se trata de un aldeano que también trabaja con los animales, sentado con las piernas cruzadas sobre el lomo de un caballo de color pardo que luce arneses de tiro. Atrás vemos un carro que porta un gran barril de madera, y es tirado por dos bueyes, uno gran protagonista de la obra ocupa un lugar relevante en la composición, destacando por su pelaje de color marón rojizo y su fuerte mirada hacia el espectador, el segundo buey apenas se ve porque queda tapado por el equino. Durante este período era común el uso de estos dos animales para ayudar en el transporte y en los trabajos de campo. Es fascinante ver cómo Berckheyde pinta con tanta destreza a los animales, así como los útiles, riendas, arneses, etc.

(Detalle 3) - A la derecha, la composición nos lleva a disfrutar de un bello paisaje de horizontes lejanos, cielo tranquilo y despejado. Este fragmento, es un maravilloso ejemplo de la capacidad de Berckheyde, que brinda al espectador a disfrutar de la campiña romana en un entorno amable. Cabreros y pastores se preparan para regresar a sus hogares, cuando el sol desciende lentamente detrás del horizonte. Los pastores y campesinos están rodeados de árboles, cuyo follaje crea una obra exquisita con la luminosidad de las nubes, y las cambiantes tonalidades del cielo de la tarde. Toda esta escena sugiere una sensación apacible y tranquila. La luz dorada irradia en todo el lienzo, y se nota realmente la habilidad del artista en la creación de una puesta de sol ideal. Los tonos dorados le dan al cuadro una tonalidad cálida, de la que otros paisajes holandeses carecen.

(Detalle 4) - En la esquina inferior derecha, donde se aprecia la firma del artista, hay una oveja descansando apaciblemente y mira directamente al observador. También hay una cabra, de largo pelaje blanco y negro, está de pie comiendo apaciblemente las hojas de un arbusto. Encontramos una obra muy parecida a la nuestra en la colección americana Wolf, exhibida en el Museo Chrysler de Arte y en el Tampa Museum en 1982, catalogada en “The Discovery of the Everyday, Seventeenth Century Dutch Painting from the Wolf Collection”.



    BIBLIOGRAFÍA   

- N. MacLaren, National Gallery Catalogues, Dutch School, London, 1960, p. 24

- W. Bernt, The Netherlandish Painters of the Seventeenth Century, tomo 1, p. 9, plates 86, 87, 88 y 89

- C. Lawrence, Gerrit Berckheyde, 1991

- E. Benezit, Dictionnaire des peintres.... tomo 2, 1999, p.137

- Catálogo, All the painting of the Rijkmuseum in Amsterdam, p. 111

- Wolfgang Stechow, Dutch Landscape Painting, 1996, p. 127; fig. 261

- Christopher Wright, Dutch Painting in the Seventeenth Century, Images of a Golden Age in British Collections, 1989, p. 169



PROCEDENCIA

Colección privada, Alemania.

Galería Soraya Cartategui, Madrid, España.



EXPOSICIONES

Galería Soraya Cartategui, Feriarte 2015, España



MUSEOS

Existen obras de Gerrit Adriaensz Berckheyde en las colecciones de museos de las siguientes ciudades entre otras:

Ámsterdam - Rijksmuseum y Museo Histórico, Amberes - Museum Smidt van Gelder y Museo de Bellas Artes, Boston - Fine Arts Museum, Bruselas - Museo de Bellas Artes, Cambridge - Fitzwilliam Museum, Copenhague - Statenmuseum, Dresde - Gemaldegalerie, Frankfurt - Stadelches Kunstinstitut, Haarlem - Frans Hals Museum, Hannover - Landesmuseum, Leipzig - Museum der Bildenden Kunste, La Haya - Mauritshuis, Londres - National Gallery, Lyon - Museo de Bellas Artes, Madrid - Museo Thyssen, París - Louvre, Rotterdam - Museum Boymans van Beuningen, San Petersburgo - Ermitage, Schwerin - Staatliches Museum



Copyright © 2016 Soraya Cartategui Gallery, All rights reserved.



(Fuente: http://www.sorayacartategui.com)

Reportajes

Videos

Galeria de Fotos

Curiosidades

Rutas del Arte