Arte contemporáneo, antigüedades, mercado, coleccionismo

Casas de Subastas
<< volver

Normalidad en las ventas de Durán

Los remates de la subasta que Durán celebró entre los días 14 y 17 de enero rezumaron normalidad como corresponde a unas jornadas que eran consideradas ordinarias por la propia casa.

Texto por E.A.

Como aseguran los propios responsables de Durán Subastas, no se podía esperar más de una subasta que en todo momento ellos mismos habían considerado normal y ordinaria. En realidad, se trataba de una subasta de ocasión, modalidad que cuenta con un público fiel, que siempre responde a las ofertas. De todas formas, se vendieron muy bien las obras importantes de pintura mientras que siguieron esa pauta de normalidad las creaciones menores. Igualmente encontraron una excelente acogida, como viene siendo habitual en los últimos años, los objetos decorativos, los instrumentos y los muebles.

La pintura de autores ya consagrados se vendió muy bien, como ya es habitual, y, aunque algunas obras fueron retiradas, algunas como 'Campo con castaños', de Godofredo Ortega Muñoz, alcanzó los 17.000 euros cuando había partido con 11.000. Otras pinturas repitieron su precio de salida en el remate, como 'El memorialista' de Leonardo Alenza, que lo hacía por 7.000 euros, al igual que 'La botica' de Antonio Medina, por 9.000 euros. Y subieron de forma evidente su cotización algunos artistas como Eugen von Blaas, cuyo óleo sobre lienzo titulado 'Viene aquí mi cielo' se vendió por 15.000 euros cuando su precio de salida era de 5.500 euros, 'La recepción en el pueblo', de Eugenio Lucas Villamil, que subió hasta los 32.500 euros desde los 27.500 euros de salida o 'El contrato nupcial', del mismo autor, que salía por 7.500 euros y alcanzaba los 10.000, o 'El requiebro', de Miguel Angelo Lupi, que partía con 6.500 euros y lograba los 7.500.

Entre las obras de menor valoración, se vendieron algunas como '¡Qué desastre!', del pintor catalán del siglo XIX Antonio Casanova y Estorach, que partía con 2.250 euros y subía hasta los 4.000 o 'Aldea de San Marcos, El Salvador', de Joaquín Vaquero Palacios, que alcanzaba los 6.500 euros desde las 4.250.

Tuvieron buena acogida otras piezas presentadas. Se cotizaron por encima de su precio de salida igualmente dos interesantes tejidos renacentistas pertenecientes a ornamentos litúrgicos, españoles del siglo XVI, que arrancaban por 750 euros y lograba los 950, pero ganó mucha subida un tapiz flamenco del siglo XVII, que partía por 7.500 euros y lograba los 22.500. Se remató por su valoración de arranque, 2.750 euros, un tapiz manual del siglo XIX.

Igualmente merece destacarse una cubertería de bronce plateado 'El Cofanetto' homenaje a 'Romeo y Julieta' en la ciudad de Verona, de Miguel Berrocal, que salía por 2.250 euros, precio por el que se vendía, y un 'Cristo resucitado' en bronce de Juan de Ávalos, que igualmente se remató por su precio de salida, 1.900 euros.

Subió unos cuantos euros la guitarra catalana o francesa, época Luis Felipe, siglo XIX, que fue regalo de un jefe de Policía de Buenos Aires, Cuitino, a un singular guitarrista conocido como Juan 'Poca Ropa', en realidad Celestino Dorrego, durante el mandato de Juan Manuel Rosas en la Argentina. Partía con 2.000 euros y alcanzó los 2.750.

Se cotizaron bien los muebles en general, como ya viene siendo costumbre. No sólo se vendió el sillón Restauración, francés, circa 1820, en madera de caoba, que partía por 375 euros y llegaba hasta los 550, sino las consolas Carlos IV, españolas del siglo XVIII, que se elevaron hasta los 2.250 euros sobre los 1.900 de su precio de partida. Hasta 4.000 euros subió el remate de una singular culebrina de hierro del siglo XVI, arma portátil de fuego, utilizada en la primera época de uso de la pólvora, que partía por 1.800 euros. Una mesa de comedor estilo victoriano, de madera de caoba, se remató en su mismo precio de arranque, los 1.100 euros.

Resultaron bien recibidos en general otros objetos artísticos, como un juego de café y te de plata española punzonada, ley 916, que salía por 1.600 euros y alcanzaba los 1.700. Y también varios jarros de pico de plata, que se remataron por su precio de salida, 1.100 euros. También logró su precio de salida una pareja de candelabros de cinco luces de bronce, estilo Imperio, siglo XIX, que se remataron en los 1.200 euros de salida. Un poco subieron la pareja de relicarios españoles del siglo XVIII que alcanzó los 1.300 euros desde los 1.100 de salida.

Entre las joyas, merece ser resaltada la venta de unos pendientes dormilones de oro amarillo de 18 k con perla australiana de 13 mm, que se remataron en un precio de arranque, 1.100 euros, y unos elegantes pendientes largos de oro blanco también de 18 k con perla australiana de 11 mm, que subieron de 15-00 euros a los 2.000.

Por último, llama la atención la significativa subida en el precio de remate de un lote formado por un fez, un casco francés de la Primera Guerra Mundial, en torno a 1916, y un casco del ejército español de cartón y un casco perteneciente a las Brigadas Internacionales del Regimiento Lenin, que partía por 55 euros y alcanzaba los 1.200.

contador de visitas